•    

  • Cristo en medio de Nosotros

    Tocó el quinto ángel su trompeta y vi que había caído del cielo a la tierra una estrella, a la cual se le entregó la llave del pozo del abismo (Ap.9,1).

     

    Esta estrella que cae del cielo a la tierra representa al Cordero que habrá de quitar los sellos (Ap.5,5). El único que puede abrir y cerrar: “Esto dice el Santo, el Veraz, el que tiene la llave de David: si Él abre nadie puede cerrar; si Él cierra nadie puede abrir” (Ap.3,7). Esta estrella que tiene la llave del pozo del abismo es Cristo, que hecho hombre, muerto y resucitado, permanece con nosotros hasta el final (Mt.28,20). Cristo, que de la forma más palpable posible para nosotros, se mezcló entre los hombres haciéndose hermano nuestro para traernos la Verdad lo más cerca que se puede dar. Esta estrella llega tan cercana para darnos su Luz que nos hace ver clara la procedencia del mal.

    Y la llave es la Verdad que Cristo nos ha traído por su Palabra, que se hizo carne y habitó entre nosotros (Jn.1,14). Es la redención, la manifestación de Dios en medio de nosotros, y que no se quedó sólo en eso, sino que nos dejó su  Santo Espíritu que habita  en cada uno

    que le abre su corazón, que nos da la fuerza, el poder, para vivir en Él. Así le decía a los apóstoles: “Os conviene que yo me vaya; porque si no me voy, el defensor no vendrá a vosotros; en cambio si me voy os lo enviaré” (Jn.16,7). Y su Palabra nos da a conocer el bien, y nos da a conocer el mal. Su Palabra tiene poder sobre todo mal, porque “al nombre de Jesús toda rodilla se doble en los cielos, en la tierra y en los abismos” (Flp.2,10). Esta es la maravillosa llave que Él tiene. Y como cuanto Él tiene nos lo da cuando vivimos en Él, en estas revelaciones nos dice que nosotros también tenemos la llave; tenemos como gracia todo lo que nos hace vivir en Él. El Cristo Vivo en nosotros, nos da el poder para vencer todo mal, para ser vencedores, pues si no tomamos el camino de Cristo, la única opción que nos queda, es ser vencidos, el perecer para siempre. Y es lo que esta llave de esta visión nos muestra cuando abre el pozo del abismo:

     

    Lo abrió, y del pozo subió una humareda, como la de un horno gigantesco; y la humareda oscureció el sol y el aire (Ap.9,2).

     

    Así que esta llave que abre el pozo del abismo, nos da el conocimiento de cuanto hay en él, para  que  nos  apartemos de todo lo que.........


    Sigue en el Libro

     

     

     


     




  •  

     Temas Libro La verdad del apocalipsis
Quieres Conocer

La Verdad del Apocalipsis

                                

¡Últimas Noticias!